MercadilloHuertaMacenas

La Asociación de Comercio Ambulante del Bajo Guadalquivir defiende en la Asamblea Extremeña el modelo de gestión de Lebrija

José Antonio Cordero Leal del Ojo puso como ejemplo a seguir las Ordenanzas y la gestión del mercadillo de Huerta Macenas realizadas conjuntamente con el Ayuntamiento

La Asociación de Comercio Ambulante del Bajo Guadalquivir, defendió el pasado 25 de junio en la Asamblea de Extremadura el modelo de gestión del mercadillo ambulante de Lebrija y el trabajo realizado conjuntamente con el Ayuntamiento de la localidad.

José Ángel Cordero Leal del Ojo, en representación de la asociación, defendió ante los diferentes portavoces de los partidos políticos que componen la Asamblea extremeña, las medidas que a lo largo de los últimos años se han llevado a cabo en el mercadillo de Huerta Macenas y que a día de hoy lo han convertido en todo un referente en el sector, tanto dentro como fuera de la comunidad autónoma.

Así, el representante lebrijano habló sobre las Ordenanzas que regulan la venta ambulante en Lebrija, destacando que fueron pioneras en toda la región y que sirvieron de modelo para otros municipios. También defendió la importancia de un sector en el que, tan solo en Lebrija, trabajan más de 400 hombres y mujeres. "Es un tema que no se politiza", señaló José Ángel Cordero Leal del Ojo, quien pidió amparo y unión para mejorar en todo el territorio nacional, las condiciones en las que trabajan los profesionales del comercio ambulante.

Unas condiciones que en Lebrija son ejemplo para otras localidades y sinónimo de buena gestión. Así lo reconoció precisamente la Junta de Andalucía el pasado 19 de junio, a través de la General de Comercio, de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, cuando concedió al Ayuntamiento de Lebrija el "Premio Andalucía del Comercio Interior a Ayuntamientos de la Comunidad Autónoma de Andalucía por la labor realizada en materia de comercio ambulante".

Un premio que, como se defendió en la Asamblea de Extremadura, vino motivado por una buena gestión y unas infraestructuras pensadas para mejorar el servicio a los clientes, como las pérgolas que dota de sombra y resguarda de la lluvia el paseo central, aseos, eliminación de barreras arquitectónicas para el acceso de personas con movilidad reducida, medidas de protección medioambiental y ahorro energético, y la dotación de zonas de aparcamientos. También destaca el transporte urbano, fuentes de agua y la próxima instalación de probadores y la ampliación de la zona de pérgolas.

El representante de la Asociación de Comercio Ambulante del Bajo Guadalquivir también habló sobre los avances logrados en Lebrija y en otros mercadillos de la comarca en materia de reducciones de tasas y bonificaciones fiscales, mejoras en infraestructuras y comodidades para los clientes. "El mercadillo ambulante puede ser un elemento importantísimo para el mantenimiento de la población en zonas rurales y es un sector con mucha potencionalidad", declaró en su intervención.