Qué hacer

teatro, cine y otros recursos culturales

PROGRAMACION CULTURAL
EQUIPAMIENTOS CULTURALES
COMPRA TUS ENTRADAS
QUEJIO-web-cuadrada-2

QUEJÍO

09/03/2019 - 09/03/2019
21:00 h / 15 €
Teatro Municipal Juan Bernabé

QUEJIO es, en definitiva, el resultado de unas experiencias o la suma de todo un proceso de vivencias. Es la presentación o recreación de un clima angustioso, en el que se producen el cante, el baile, el lamento o la queja del pueblo andaluz.

♣ Compra de tus entradas

Se han estudiado o tratado siete cantes y tres bailes, enumerados en diez Ritos o ceremonias, a través de un planteamiento en el cual casi se consigue fundir cante y baile con la posible o casi segura situación de una colectividad oprimida, en la que la queja o el grito trágico de sus individuos sólo ha servido, por una premeditada canalización, para divertir a los responsables. Salvador Távora Febrero 1972.

Ficha técnica:

Género: Flamenco teatro

Duración: 61 minutos

Número de intérpretes: 7 intérpretes

 

Ficha Artística:


Dirección, dramaturgia, escenografía y vestuario: Salvador Távora

Coordinación artística: Lilyane Drillon

Diseño iluminación: José Luis Palomino

Video: Pilar Távora

Fotografía: Curro Casilla

Intérpretes

CANTAOR: Manuel Vera “Quincalla”
CANTAOR: Florencio Gerena
CANTAOR: Manuel Márquez de Villamanrique
GUITARRA: Jaime Burgos
BAILAOR: Juan Martin
MUJER: Mónica de Juan
FLAUTISTA: David Calvo 

 

Surgió el espectáculo, sin palabras, sin tiempos ni actos calculados por condicionamientos, con los elementos necesarios para provocarnos la confesión, y cambiada la necesidad teatral de representar por el deseo -consciente- de “mostrar”.
“QUEJIO” es el resultado de unas experiencias o la suma de todo un proceso de vivencias. Es la presentación o recreación de un clima angustioso, en el que se producen el cante, el baile, el lamento o la queja del pueblo andaluz. Se han estudiado o tratado siete cantes y tres bailes, enumerados en diez Ritos o ceremonias, a través de un planteamiento en el cual casi se consigue fundir cante y baile con la posible o casi segura situación de una colectividad oprimida, en la que la queja o el grito trágico de sus individuos sólo ha servido, por una premeditada canalización, para divertir a los responsables.


(Salvador Távora. Febrero de 1972)